HiSpanTV

Judaísmo y sionismo: ¿Todos los judíos son sionistas?

El sionismo es un movimiento moderno, que ganó fuerza entre una minoría de judíos seculares solo a fines del siglo XIX ante el aumento del nacionalismo romántico en Europa.

Los primeros sionistas sincretizaron muchos aspectos del eurofascismo, la supremacía blanca, el colonialismo y el evangelismo mesiánico y tenían una larga y sórdida historia de cooperación con antisemitas, imperialistas y fascistas para promover agendas exclusivistas y expansionistas.

De hecho, a lo largo del siglo pasado, antisemitas y sionistas han trabajado por el interés mutuo de concentrar a los judíos en Israel; el primero como un medio para usar como chivo expiatorio y expulsar a una población no deseada, y el segundo para combatir la “amenaza demográfica” que representan los palestinos nativos. Además, tanto los antisemitas como los sionistas construyen a los judíos como una raza biológica que necesita ser segregada como parte de la utopía del apartheid global.

¿Qué es el sionismo?

El sionismo es un movimiento colonialista racista y de colonos, que aprovecha de manera oportunista aspectos del judaísmo en un intento de justificar sus prácticas criminales de apartheid y genocidio de los indígenas palestinos.

La supremacía blanca es dominante dentro de la sociedad israelí, que privilegia a los judíos asquenazíes de piel blanca a expensas de los judíos africanos, los judíos sefardíes y mizrajíes. A las comunidades judías africanas/negras a menudo se les niega el reconocimiento de las autoridades israelíes y algunos miembros incluso son deportados.

De hecho, el sionismo se basa en una perspectiva claramente secular, que acepta la agresión y la expansión como una respuesta aceptable al trauma y denuncia el enfoque pacifista judío tradicional.

¿Todos los judíos son sionistas?

Con Moisés como su venerado profeta y la Torá como su escritura sagrada, el judaísmo es una de las religiones monoteístas del mundo. Dado que el sionismo es un movimiento político que surgió distorsionando las verdaderas enseñanzas judías, se opone al judaísmo tradicional y se debe establecer una marcada distinción entre los dos.

Un nacionalismo belicoso y un imperialismo describen mejor al sionismo. Su inicio bien puede remontarse al colonialismo europeo del siglo XIX más que al judaísmo. Para ocultar sus agendas políticas maliciosas, el sionismo emplea una lectura desviada de la Torá que es arbitraria, heterodoxa y basada en una divergencia de las órdenes de Dios.

Desde 1948, cuando ocuparon Palestina y establecieron el estado ficticio de Israel, los sionistas han afirmado falazmente que están de vuelta en su patria ancestral. Aquí es donde las ideologías judías y sionistas entran en conflicto más agudamente entre sí.

Los sionistas alegan que los judíos no merecen renunciar a sus ambiciones políticas después de soportar dos mil años de persecución. Los miembros fundadores del movimiento sionista a menudo se identifican a sí mismos como no religiosos y ateos, y la mayoría de los líderes de los partidos políticos israelíes comparten esta opinión.

Los opositores ortodoxos al sionismo, por otro lado, creen que los judíos fueron castigados por Dios al ser desterrados de Palestina y que no se les permitirá volver allí hasta que hayan alcanzado las virtudes religiosas. Como enseña la Torá, el regreso final a Palestina sería completamente pacífico, y está en contra de las leyes de Moisés trasladar por la fuerza a judíos de otros países a Palestina o participar en cualquier tipo de violencia política contra los árabes palestinos.

El judaísmo y la ocupación palestina

Como resultado, un número creciente de judíos en todo el mundo argumentan que la ocupación del régimen israelí es ilegal desde el punto de vista religioso. Un movimiento de judíos haredi que siempre ha estado del lado de la oprimida nación palestina durante las últimas décadas es Neturei Karta. Muchos israelíes, según dice el rabino Dovid Feldman, se solidarizan con la causa palestina, pero temen hablar por temor a ser etiquetados como antisemitas.

El rabino Feldman dice que la perspectiva judía siempre ha sido que el llamado “estado de Israel” no debería existir en absoluto. Añade que la construcción de nuevos asentamientos en la Cisjordania ocupada es sólo una manifestación de la naturaleza agresiva y combativa de los sionistas. “Nosotros, como judíos fieles que se adhieren a tradiciones centenarias, nos avergonzamos cuando los sionistas afirman ser judíos y actúan en nombre de la Torá. El hecho de que alguien profese seguir una religión no significa que la religión haya justificado ese crimen”, enfatizó el rabino israelí.

Por Mohsen Khalif

View Original Coverage
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments